La implicación ciudadana es vital para combatir al mosquito tigre, según un...

La implicación ciudadana es vital para combatir al mosquito tigre, según un estudio participado por la UMU

Una aplicación permite enviar imágenes y localizar los lugares en los que se crea que existen mosquitos tigre.

Un estudio en el que participa la UMU y que ha sido publicado recientemente en Nature Communications recalca por primera vez que la implicación ciudadana puede ayudar a cubrir la falta de medios en determinadas situaciones. Concretamente, elaborado con la participación del grupo ‘Zoología Básica y Aplicada a la gestión y la conservación’ de la UMU, presenta evidencias de que la actividad ciudadana es esencial para detectar la presencia de mosquitos transmisores de enfermedades como el Zika, el Dengue o el Chikunguña.

Es la primera vez que en una revista con el prestigio de Nature Communications se equipara la eficacia de los ‘científicos ciudadanos’ para detectar la presencia de mosquitos con la de expertos. Aunque, como resalta Francisco Collantes Alcaraz, biólogo de la Universidad de Murcia, siempre se necesita la parte científica para corroborar los escenarios de riesgo.

Esta investigación de las universidades de Murcia, Zaragoza y Pompeu Fabra junto al Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) y el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC), muestra que personas no especializadas pueden contribuir a suplir la falta de personal de muchos de estos proyectos.

Junto al estudio se desarrolló la plataforma ‘MosquitoAlert’. En ella, los usuarios pueden incluir imágenes de los ejemplares que se encuentran en distintas partes del mundo. A través de la aplicación señalan la ubicación exacta del ejemplar y los científicos pueden trasladarse para poner trampas y obtener muestras. “La ventaja del proyecto no es solo la detección temprana, sino el ahorro de tiempo. Sólo debemos acudir a los lugares en los que tiene indicios, puesto que se destinanfondos para hacer una búsqueda sistemática” expone Collantes. Con esta iniciativa los participantes pueden alertar de la presencia de dos especies de mosquito: Aedes albopictus y Aedes aegypti, conocidos como mosquito tigre y de la fiebre amarilla, respectivamente.

El mosquito tigre no se puede erradicar, sólo realizar actuaciones para disminuirlo. En este sentido la participación ciudadana permite cubrir un mayor terreno y solventar deficiencias. El investigador resalta que uno de los problemas a los que se enfrentan es “la resistencia de los gobernantes para aceptar que la presencia del mosquito tigre es como la de las ratas o las cucarachas, convirtiéndose en un problema sanitario y presupuestario”.

Asimismo, la transmisión de información entre los habitantes y la administración es indispensable. El científico recalca que “si la gente no avisa, nosotros podemos ir haciendo trabajos, pero los focos se convierten en una bola de nieve. El mosquito tigre crece muy rápido y hay que procurar atajar los focos en cuanto aparezcan”.

Otro obstáculo son las medidas legales que imposibilitan el acceso a determinadas zonas. El biólogo pone de ejemplo determinadas propiedades privadas a las que no pueden acceder y acaban convirtiéndose en un foco de riesgo epidemiológico. Para solucionarlo, en zonas como Cataluña y la Comunidad Valenciana están proliferando ordenanzas municipales donde hay incluso sanciones. El docente especifica que “en la Región, la única ordenanza que hay está en Mazarrón para las comunidades de propietarios”.

España se vio afectada por primera vez ante un caso de mosquito tigre en 2004 en Barcelona. Desde entonces, esta especie no ha dejado de expandirse por toda la península. En la Región de Murcia hay muchos municipios afectados y algunos de ellos con gran densidad. “Recientemente se han encontrado casos en Madrid y en Sevilla, aunque desde hace un par de años había sospechas y se habían detectado en la aplicación. Con su densidad actual, se pueden encontrar dentro de las casas o en bazares comerciales en Murcia” afirma el investigador.

Por otro lado, la aplicación que comenzó como ‘atrapaeltigre.com’ ha ampliado su territorio de ejecución a lugares como Hong Kong, incorporando el chino como idioma para la web. También se espera que cada vez sea más usual encontrar usuarios procedentes de América Latina donde no existe la barrera del lenguaje. A pesar del éxito, la ‘app’ se encuentra con algunas barreras, ya que en este tipo de iniciativas se menosprecian por no considerar la información tan ‘fiable’.

Por todo este trabajo, recientemente, el equipo de Barcelona con el que colaboran, compuesto por John R.B. Palmer, Aitana Oltra y Frederic Bartumeus han recibido el premio ‘Ciutat de Barcelona 2017’ de la categoría de Ciencias de la Tierra y Ambientales.

Más información:
Para conocer más información acerca del mosquito tigre puedes adentrarte en su plataforma http://www.mosquitoalert.com/

Cómo identificar al mosquito tigre

Francisco Collantes presenta unas pautas que facilitan su identificación inmediata “Al contrario de lo que solemos pensar, el mosquito tigre no es tan grande como se cree. Se distingue porque es negro y tiene una linea blanca mediodorsal en cabeza y tórax, y manchas blancas en abdomen y patas”.

Aedes albopictus actúa de día y durante el crepúsculo, cuando la humedad alcanza niveles más altos. Su hábitat natural, en zonas subtropicales, son cúmulos de agua dentro de vegetación como en una caña de bambú que se rompa, donde tienden a buscar lugares oscuros y sin corriente. En las zonas no tropicales han encontrado lugares similares como contenedores artificiales. Es decir, lugares antropizados donde se acumula agua como un cubo debajo de un grifo que gotea.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.