La gestión del patrimonio debe integrar lo turístico y lo social

La gestión del patrimonio debe integrar lo turístico y lo social

Compartir
Responsables y participantes en el Curso de Verano de la UAL dedicado al patrimonio.
Responsables y participantes en el Curso de Verano de la UAL dedicado al patrimonio.
Responsables y participantes en el Curso de Verano de la UAL dedicado al patrimonio.

La primera jornada del curso de verano de la Universidad de Almería ‘Conjuntos Monumentales y su entorno: Patrimonio, Economía y Turismo’, que coordina la Asociación Amigos de la Alcazaba, ya ha dejado una primera conclusión. “Los conjuntos monumentales necesitan una gestión integral, que incluya la coordinación entre la gestión urbanística, turística y patrimonial, y de esta manera facilitar un desarrollo turístico y también social de la ciudad”.

Esta frase expuesta por Miguel Ángel Troitiño, catedrático de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid, Premio Europeo de Urbanismo (2002), con una amplia experiencia en proyectos de patrimonio y turismo, por ejemplo en el plan para compatibilizar el uso turístico y conservación de la Alhambra, ha sido el eje conductor de la sesión celebrada en el Hotel AC Marriot.

El experto reconoce que “los conjuntos monumentales necesitan al turismo para entrar en contacto con la sociedad, y, en la mayoría de los casos, cuando no tenemos turismo el patrimonio se encuentra abandonado”. Pero eso no quiere decir que por un crecimiento económico todo sirva.

Claves para la intervención en el patrimonio

Todo lo contrario, Miguel Ángel Troitiño da algunas claves para la intervención, y una de ellas es que “el patrimonio no sólo son los monumentos, los centros históricos necesitan mantener su personalidad, y la planificación de los conjuntos monumentales tiene que incluir usos turísticos, culturales, educativos y residenciales para que tengan vida y funcionen”. Porque, el modelo turístico y cultural debe pensar, antes de nada, en los residentes, y después en el turista.

El catedrático ha concluido remarcando que “el patrimonio tiene futuro si se le da un uso para la ciudad” e insistiendo en la necesidad de un trabajo integral, coherente y pensando en el ciudadano.

Inauguración del seminario

La inauguración del curso que dirigen la catedrática de la UAL, Rosalía Rodríguez López, y la presidenta de la Asociación Amigos de la Alcazaba, Mayte Perez, ha correspondido al alcalde de Almería y al rector de la Universidad. El alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, ha manifestado que “Almería tiene un patrimonio que debemos conservar y proyectar. Por eso lo primero es analizar lo que tenemos y desde un planteamiento ordenado, trazar estrategias de futuro que permitan compatibilizar su desarrollo turístico y económico con su conservación”. Además, Ramón Fernández-Pacheco ha asegurado que “en el desarrollo sostenible del patrimonio es necesario la complicidad de la sociedad”. Por eso, se ha citado con Amigos de la Alcazaba en septiembre para que “nos cuenten las conclusiones del curso y tenerlas en cuenta en el plan estratégico de la ciudad”.

Por su parte, el rector Carmelo Rodríguez Torreblanca ha manifestado que “la Universidad tiene un compromiso con nuestro entorno por cuanto queremos convertirnos en agentes dinamizadores y dar respuesta a los problemas y temáticas que afectan e quietan a la sociedad almeriense”. Y ha añadido que “la ciudadanía debe ser consciente del valor intrínseco y cultural del patrimonio como señas de identidad de los pueblos y como medio para interpretar y comprender su pasado, y por tanto debe reclamar a las administraciones un compromiso activo en la protección y conservación de espacios, lugares naturales y otras evidencias de nuestro pasado”.

Rosalía Rodríguez reconoce que “nos encontramos en un momento interesante para el patrimonio, pues la ciudadanía está moviéndose”, y Mayte Pérez ha completado esta frase aseverando que “la sociedad civil quiere participar en la construcción de la ciudad de Almería”.

El ejemplo de Albarracín

Ayer también se pudo conocer el ejemplo de la ciudad de Albarracín como modelo de gestión integral de su patrimonio, con la conferencia de Antonio Jiménez Martínez, gerente de la Fundación Santa María de Albarracín. Antonio Jiménez afirma que “en Albarracín se decidió hacer la fundación que cuenta con tres patas, una la restauración arquitectónica, segundo, proyección cultural y tercero, la gestión directa de la infraestructura previamente restauradas. El resultado final son 26 puestos de trabajo y 13 infraestructuras culturales gestionadas por la fundación. No debemos dejar de pensar que Albarracín es una población de 1.100 personas aproximadamente”.

Coincide con Troitiño en que la clave para gestionar el patrimonio es la gestión integral. “No podemos ir dos por tres calles, hay que crear una herramienta de gestión y de proyección ordenada, en nuestro caso la Fundación Santa María del Albarracín en colaboración con instituciones públicas y privadas, con los ciudadanos o con quién haga falta pero crear un plan de proyección ordenada e integral”, apostilla.

El curso de verano de la UAL, coordinado por la Asociación Amigos de la Alcazaba, continuará hasta el viernes por la tarde en el hotel AC Marriot.

No hay comentarios

Dejar una respuesta