La falta de puntos de carga públicos no frena al vehículo eléctrico,...

La falta de puntos de carga públicos no frena al vehículo eléctrico, según T&E

La organización Transport and Environment T&E ha realizado un nuevo estudio basado en extensa y nueva literatura sobre la carga pública de los vehículos eléctricos, con unas conclusiones que cuestionan la tradicional vinculación entre penetración de este tipo de vehículos y puntos de carga. De hecho, T&E asegura que “es un mito afirmar que la falta de puntos de carga públicos es un obstáculo al despliegue de vehículos eléctricos“.

Para llegar a esa conclusión, la organización asegura que los puntos de carga pública sólo se utilizan en un 5% de los “eventos de carga”, incluyendo la carga en la vía pública en ciudades, aparcamientos y corredores de carga rápida. De hecho, la gran mayoría de las veces los vehículos eléctricos se cargan en casa o en el trabajo.

T&E considera que el mayor obstáculo al despliegue del vehículo eléctrico es la falta de modelos (o la falta de poder elegir entre varios modelos).

En Noruega, mercado más maduro de vehículos eléctricos, el porcentaje de conductores que cargan en puntos de carga lenta públicos a diario ha bajado de casi 10% en 2014 a sólo 2% en 2017 – sólo un 15% de conductores los usan cada semana.

En el periodo 2020-2025 el coste total de la carga pública en mercados de VE líderes se estima a 12 mil millones de euros, lo que corresponde a una pequeña parte de los 100 mil millones de euros invertidos cada año por la UE en infraestructura de transporte.

El norte y el oeste de la UE lideran

Los líderes del mercado son 11 Estados miembros de la UE del norte y oeste. Se espera que representan aproximadamente 80% de los VE y de infraestructura de carga pública en 2020. Es en estos países que se han vendido 10 millones de los 15 millones de coches nuevos vendidos en la UE en 2017. Ya en el año 2017, 91% de los VE matriculados se habían vendido en estos países, correspondiendo a una cuota de mercado del 1.9%.

Se espera un retraso de entre 5 y 10 años en las ventas en los países del sur, del centro y del este de Europa, lo que deja tiempo para instalar los puntos de recarga. Para estos países, el presupuesto provisional de la Comisión Europea para 2020-2027 dedica un mínimo de 60% del fondo para infraestructuras transfronterizas a planes de financiación que ayudan a combatir el cambio climático, incluyendo la infraestructura para VE.

La organización publicará el informe completo este viernes 7 de septiembre justo antes del voto importante en el Comité de Medio Ambiente del Parlamento europeo el lunes 10 de septiembre sobre estándares de CO2 en coches y furgonetas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.