La colaboración en investigación con Canadá, protagonista en Transfiere

La colaboración en investigación con Canadá, protagonista en Transfiere

Transfiere, Foro Europeo para la Ciencia y Tecnología ha acogido en el marco del International Innovation Programme un bloque de contenidos centrado en Canadá, país invitado en su novena convocatoria, donde se han analizado las posibilidades de colaboración bilateral entre ambos y su impacto en la creación de valor dentro del ámbito de la investigación, la ciencia y la tecnología.

Así, Yves Belliveau, agregado comercial y primer secretario de la Embajada de Canadá en España, ha comenzado dando la bienvenida a los asistentes y ha destacado que para Canadá “es un honor haber sido elegido país invitado en esta edición de Transfiere” ya que “ambos países compartimos muchos objetivos y valores como la lucha contra el cambio climático y tenemos estrechas relaciones económicas y comerciales”. En este sentido, Belliveau ha querido resaltar el potencial de Canadá al estar situado “entre los 10 primeros países en cuanto a los elementos en que se nutre la innovación”. Así, Belliveau ha hecho especial hincapié en la idea de que “con apenas el 0,5 por ciento de población mundial, Canadá produce 3,8 por ciento de toda la investigación que se lleva a cabo en el mundo”.

Tras la introducción de bienvenida por parte del representante de la embajada canadiense, Cecilia Cabello, directora general adjunta de la Fundación Española para la Divulgación de la Ciencia y la Tecnología, ha presentado los resultados del informe de investigación conjunta España/Canadá realizada por la fundación, resaltando que “la colaboración conjunta es un indicador de excelencia y de calidad en investigación” y, en este sentido, ambos países presentan muchas similitudes. Al respecto, Cabello ha reseñado que “el total de artículos producidos entre los dos países asciende a 2.298 en 2018”, destacando a su vez que “un artículo publicado por ambos países tiene una mayor excelencia científica que la media”. Por último, Cabello ha resaltado en cuanto a la distribución temática que “las ciencias del espacio, la física y la medicina son las disciplinas en las que más se colabora”.

Posteriormente, ha tenido lugar la mesa redonda ‘Casos de éxito de trasferencia de innovación: Presentación del Ecosistema de Innovación Canadiense’ moderada por Guillermo Sánchez, editor jefe de El País Retina, y que ha contado con la participación de Maria Aubrey, vicepresidenta de Servicios Empresariales y Orifesuibakes del National Research Council (NRC); Kendra MacDonald, CEO de Canada’s Ocean Supercluster; Alice Aiken, vicepresidenta de I+D de la Universidad Dalhousie, y Javier Hinojal, responsable de Desarrollo de Negocio y Comunicación de Bombardier en España.

De esta forma, Maria Aubrey, vicepresidenta de Servicios Empresariales y Orifesuibakes del National Research Council (NRC) ha dado su visión general del panorama de I+D+i en Canadá y ha destacado que “somos líderes en investigación e innovación”, señalando que este año desde su institución “lanzamos siete programas de un año de duración que responden a grandes desafíos” como soluciones tecnológicas disruptivas, redes de seguridad o inteligencia artificial para el diseño. Al respecto, Aubrey ha hecho especial hincapié en que “las relaciones internacionales son esenciales para la conexión de los investigadores y para la innovación” y para crear “plataformas de colaboración y redes comerciales”.

Por su parte, Kendra MacDonald, CEO de Canada’s Ocean Supercluster, ha explicado el modelo de los superclusters de innovación para fomentar la innovación y trasferencia tecnológica, destacando que “una de las ideas de la inversión de supercluster era invertir en aquellas áreas donde realmente Canadá podía triunfar como el estudio del océano”. En este sentido, MacDonald ha comentado que uno de los objetivos de su supercluster es “que crezcan las economías relacionadas con el océano” y para ello cuentan con “socios de 13 sectores que provienen de 9 provincias canadienses y trabajan de forma conjunta en el estudio del océano”.

Alice Aiken, vicepresidenta de I+D de la Universidad Dalhousie, ha puesto el foco en el papel de la universidad canadiense en estos ámbitos y ha afirmado que “es muy interesante el papel de las universidades en el ecosistema de innovación”.  Así, Aiken ha destacado que “en los últimos cinco años nuestros investigadores realizaron 401 artículos de investigación con 150 investigadores de universidades en España” y ha señalado que “desde mi universidad estamos viendo que estamos en la economía del conocimiento y de la innovación” y en este sentido, “vemos cada día a más jóvenes que trabajan en startups y pequeñas empresas”.

Por último, Javier Hinojal, responsable de Desarrollo de Negocio y Comunicación de Bombardier en España, ha comenzado destacando que “Canadá es uno de los mayores inversores en I+D” ya que “cuando hablamos de innovación es algo que está en nuestro ADN”. Al respecto, Hinojal ha explicado que desde Bombardier “empezamos a desarrollar el primer metro sin conductor en Madrid” y ha hecho especial hincapié en que “contamos con muchos programas que facilitan la financiación”.

Tras la finalización de este panel, ha tenido lugar la mesa redonda ‘Casos de éxito Canadá-Europa: la adaptación al mercado europeo del producto desarrollado en el mercado canadiense’ que moderada por Yves Belliveau, agregado comercial y primer secretario de la Embajada de Canadá en España, ha contado con la participación de Gordon Roxon, director de ventas para Europa en MindBridge; Eric Holdrinet, coordinador nacional adjunto del Proyecto EUREKA del National Research Council (NRC), y Antonio Venutelli, sales manager de Geotab.

Al respecto, Gordon Roxon, director de ventas para Europa en MindBridge, ha comenzado destacando que “la inteligencia artificial analiza los datos y es un área con mucho potencial de crecimiento” de forma que “nos ayuda a identificar lo diferente”. En lo relativo a los retos presentes en el contexto de colaboración, Roxon ha señalado que “España es un país con distintas lenguas y normativas y eso puede hacerlo complicado”.

Por su parte, Eric Holdrinet, coordinador nacional adjunto del Proyecto EUREKA del National Research Council (NRC) ha explicado que el desafío estaría en “tratarlas normativas de los distintos entornos empresariales” y ha incidido en que “la idea es sincronizar la financiación en los distintos países”. Así, Holdrinet ha explicado que desde EUREKA “desarrollan proyectos de colaboración entre España y Canadá” y para ello “utilizamos el lenguaje de los inversores, es decir, lo que quieren ver en propuestas de negocio”.

Por último, Antonio Venutelli, sales manager de Geotab ha explicado que desde su compañía “utilizamos big data para ofrecer datos específicos sobre la gestión de los vehículos a las administraciones públicas y facilitar la gestión de las zonas urbanas”. De esta forma, Venutelli ha hecho especial hincapié en que “el vehículo eléctrico y conectado será el futuro” y por ello, desde la compañía están” invirtiendo en estos vehículos, utilizando el big data en los dispositivos de GPS, “lo que permitirá ofrecer datos exteriores como la temperatura y climatología exacta tiempo real, o el nivel de frenazo”. 

Informe ‘De la Transferencia a la Colaboración’

Fundación Cotec y Ayming han presentado oficialmente en el marco de Transfiere el informe ‘De la Transferencia a la Colaboración’ que estudia la existencia de mecanismos y herramientas que induzcan y faciliten el intercambio de conocimiento entre los distintos agentes de innovación del ámbito público y privado. Así, Francisco Marín, miembro honorario de Fundación Cotec, y Laura Delgado, socia directora de de Ayming consultora especializada en ecosistemas y políticas de I+D+i, han analizado los principales resultados del estudio en base a las consultas realizadas a empresas del sector privado e investigadores. 

Ente sentido, cabe resaltar que el funcionamiento eficiente de los sistemas de innovación depende en buena medida de la existencia de cauces y mecanismos que induzcan y faciliten el intercambio de conocimiento entre los distintos agentes. Es por ello por lo que la cooperación entre el sector público de investigación y el sector privado es desde hace décadas una de las prioridades de las políticas de innovación. Sin embargo, a pesar de los continuados esfuerzos para promover la colaboración entre las universidades, centros de investigación y empresas, persisten barreras que impiden a estos agentes encontrar oportunidades de cooperación que rindan beneficios a ambos sectores y al conjunto de la sociedad. En este contexto, el Grupo de Trabajo “De la transferencia a la cooperación”, coordinado por Francisco Marín y Ayming, como patronos de COTEC, y del que han formado parte más de una veintena de organizaciones del Patronato, fue creado con dos objetivos clave.

El primero, identificar propuestas que contribuyan a impulsar la cooperación e intercambio de conocimiento entre el sector público de investigación y la empresa, de forma que los resultados de I+D+I tengan una repercusión directa en la sociedad. 

El segundo se focaliza en una de las cuestiones que tradicionalmente han explicado la escasa colaboración de los sectores público y privado en proyectos de I+D+I, la falta de incentivos a investigadores del sector público para establecer este tipo de colaboración. Con el fin de solventar esta barrera, la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI) publicó en noviembre de 2018 una resolución en la que se incluía un proyecto piloto para la evaluación de la transferencia del conocimiento e innovación, conocido como ‘sexenio de transferencia de conocimiento’. El objetivo de este proyecto es reformular el marco de evaluación de las actividades de transferencia del conocimiento y la innovación en las universidades y centros públicos de investigación, como un mecanismo abierto a todas las áreas de conocimiento, que promueva y facilite la creación de incentivos para la transferencia de conocimiento hacia cualquier tipo de actor social. El grupo de trabajo se fijó como objetivo realizar un análisis de esta iniciativa con el fin de identificar propuestas de mejora que contribuyan a definir el futuro proceso de evaluación de la transferencia. 

Así, para la evaluación del sexenio de trasferencia de conocimiento se realizaron dos consultas, una dirigida a 97 empresas del sector privado y otra a 213 investigadores, todos ellos escogidos entre aquellos que estaban realizando actividades de transferencia de conocimiento. 

Entre los principales resultados obtenidos, cabe destacar que el 95 por ciento de las empresas consultadas afirmaba colaborar con universidades y organismos públicos de investigación para el desarrollo de proyectos de I+D+i. En este sentido, las principales barreras que aseguran encontrar en el desarrollo de dicha colaboración se encuentran en las dificultades burocráticas, la falta de alineamiento en las temáticas de investigación, y el escaso apoyo público recibido en términos de financiación de proyectos, debido a la falta de información y el desconocimiento generalizado sobre las ayudas disponibles. Asimismo, el mecanismo de trasferencia más efectivo para el 72 por ciento de las empresas es la cooperación tecnológica, de forma que el 92 por ciento considera necesario evaluar y recompensar la trasferencia tecnológica y de conocimiento realizada por los OPIs y universidades.

En el ámbito investigador,  el 94 por ciento de los consultados afirma realizar transferencia de conocimiento a través de la publicación y divulgación, la prestación de asesoramiento técnico y servicios especializados a terceros, la formación a investigadores, la cooperación tecnológica, la incorporación de personal o la creación de empresas para la explotación comercial de una tecnología. En este sentido, ponen el foco en las dificultades a la hora de establecer colaboraciones con el sector privado haciendo referencia a aspectos como la financiación de los proyectos, la dificultades administrativas en términos de firma de contratos y acuerdos, el desconocimiento en la oferta y las capacidades científico-técnicas, la falta de proximidad geográfica, el insuficiente alineamiento entre las necesidades y la falta de información en cuanto a las diferentes vías de colaboración.

Junto a ello, el informe proporciona una lista de recomendaciones para impulsar la cooperación e intercambio de conocimiento que pretenden convertirse en incentivos para la trasferencia del mismo. Así, el estudio afirma que el reconocimiento de los esfuerzos dedicados a la cooperación supone un elemento motivador para los investigadores de estos ámbitos. En este sentido,  el documento señala que existe una necesidad urgente de creación y desarrollo de cauces de información centralizados, más efectivos, adaptados a las necesidades y al funcionamiento de las empresas y centros de investigación. Por ello, la propuesta se centra en la creación de una plataforma con capacidad para gestionar las demandas y la oferta de conocimientos, la generación de puntos de encuentro e intercambio entre los participantes y usuarios.

Adicionalmente, y fruto de un trabajo adicional a las consultas anteriores más enfocadas en el sexenio, se recogen en el informe ocho propuestas a futuro:  Refuerzo de los incentivos fiscales a la I+D+i, establecer un consenso sobre la exigencia de reducir las trabas burocráticas, medir el nivel de impacto en la trasferencia para avanzar; promover el intercambio de personal investigador y empresarial, articular mecanismos e instrumentos para realizar pruebas en nuevos modelos innovadores, fortalecer la profesionalización de la trasferencia, primar las iniciativas relacionales entre agentes de la I+D+i para transferir conocimiento, favorecer la informatización y reutilización del conocimiento resultante, y democratizar las fórmulas de protección intelectual e industrial, entre otras.

La Fundación Cotec para la innovación es una organización privada sin ánimo de lucro cuya misión es promover la innovación como motor de desarrollo económico y social. Cuenta con cerca de 90 patronos entre empresas privadas y administraciones de los ámbitos regional y local. Cabe destacar que la Fundación Cotec se distingue por realizar una intensa labor al servicio de la innovación tecnológica entre las empresas españolas, destacando principalmente por servir de observatorio de la I+D+I en España, y proporcionar análisis y consejos en materia de innovación, tecnología y economía.

Por su parte, Ayming es un referente internacional en rendimiento empresarial que cuenta con más de 30 años de experiencia en el sector y tiene presencia en 15 países en Europa y América del Norte.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.