Humanidades

Jorge Olcina enlaza los «Cosmos» del astrofísico Carl Sagan y el del geógrafo Alexander von Humboldt

Compartir

El último número de la revista Mètode, editada por la Universidad de Valencia, publica el artículo “Conocer lo inmenso” de Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico Regional de la Universidad de Alicante. En el trabajo el científico realiza una comparación entre la obra ‘Cosmos’ de Carl Sagan, que cumple ahora cuarenta años de su edición, y el ‘Cosmos’ de Alexander von Humboldt, la obra magna del geógrafo alemán del siglo XIX.

Casi siglo y medio separa la publicación de dos obras principales para el conocimiento de lo inmenso: ‘Cosmos’ (1845) de Alexander von Humboldt y ‘Cosmos’ (1980) de Carl Sagan. Humanista, naturalista, geógrafo el primero; astrofísico el segundo. Ambos con idéntico objetivo en la publicación de sus trabajos y es la transmisión a un público mayoritario de las excelencias del espacio y de la Tierra como astro principal en él.

Humboldt ha pasado a la historia de la ciencia como uno de los padres de la geografía, disciplina encargada del estudio de las relaciones entre el medio físico y los seres humanos, pero cuando se lee su ‘Cosmos’ se comprueba que en esta obra se contiene, asimismo, una detallada síntesis de los conocimientos existentes en su época sobre la parte celeste de los fenómenos de la naturaleza, del sistema solar, de los planetas y sus satélites, de los cometas, de la luz zodiacal y de los asteroides meteóricos. Esto es, saberes de la parte no terrestre del cosmos. No en vano, para el sabio alemán todo ello forma parte de la Física del mundo (Wolf, 2016).

Ambos ‘Cosmos’ consideran el cambio climático

Olcina revela cómo en ambos autores, un problema ambiental principal en el mundo actual como es el cambio climático aparece vinculado, básicamente, a las alteraciones causadas por el ser humano en el medio terrestre, tales como la deforestación, desecación de espacios húmedos, etcétera, pero no a una cuestión de contaminación atmosférica por emisiones de gases que alteren el balance energético del planeta. Coincidencia que no es la única, como se evidencia por la razón que les lleva a ambos a denominar ‘Cosmos’ a cada una de sus obras, o la necesidad en ambos de difundir los avances científicos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.