Expertos de la UGR creen urgente la mejora de la eficiencia en...

Expertos de la UGR creen urgente la mejora de la eficiencia en edificios para frenar el cambio climático

La Universidad de Granada (UGR) ha culminado un análisis sobre la adaptación de la industria constructora al cambio climático que supone uno de los primeros realizados en España sobre esta temática. El proyecto ha estudiado cuáles son las medidas técnicas más recomendables para construir viviendas ante la certeza del cambio climático y sus implicaciones económicas.

El análisis destaca la importancia de las medidas para mantener o mejorar la calidad de vida en las viviendas, pero sin un mayor gasto energético que en el futuro podría convertirse en insostenible tanto económica como medioambientalmente. Una conclusión del proyecto es que el mantenimiento del nivel de bienestar en las nuevas viviendas requerirá un cambio en planteamientos habituales de la construcción para poner en marcha o intensificar medidas eficientes.

Los investigadores universitarios, junto con un panel de 17 responsables técnicos del tema en distintas empresas del sector, han realizado cálculos para medir repercusiones económicas aproximadas de las medidas necesarias. En cuanto al análisis coste-beneficio de la adaptación al cambio climático, se estudió como ejemplo la inversión necesaria para la construcción de un edificio plurifamiliar de 4 plantas con calificación energética B. El estudio concluyó que el mejorar ese edificio a calificación A podría permitir al promotor del mismo incrementar su rentabilidad en cerca de un 7% del valor actual neto inicial en escenarios moderados.

El proyecto ha desarrollado una aplicación informática que permite una aproximación a la evaluación económica de la mejora en otros casos generales de referencia. Los profesores Alberto Aragón y Nuria Hurtado, catedráticos de Organización de Empresas de la Universidad de Granada y Co-Directores del Proyecto, han coincidido en aclarar que “aunque los resultados económicos planteados deben entenderse como estimaciones muy generales, permiten entender mejor tanto los aumentos de inversión necesaria como las posibles recuperaciones de las mismas”.

Adicionalmente, el proyecto ha desarrollado dos aplicaciones con orientación informativa y de utilización completamente gratuita. La primera ofrece una base de datos con medidas de adaptación al cambio climático y su grado de popularidad entre los expertos consultados. La segunda permite conocer una estimación del coste de algunos paquetes de medidas recomendados partiendo de ciertos parámetros básicos del edificio. Los resultados del estudio y las aplicaciones informáticas orientativas están disponibles en la plataforma web Sustainability del Grupo de Investigación en Innovación, Sostenibilidad y Desarrollo Empresarial (ISDE) de la Universidad de Granada.

El desarrollo de una técnica Delphi junto con los expertos participantes ha sido la base para obtener conclusiones interesantes sobre las medidas de mayor interés. En esta técnica, cada experto es consultado en distintas rondas, pero ofreciéndole información media de la opinión de los otros expertos. El objetivo es que los resultados finales tengan el mayor consenso posible. El resultado obtenido muestra una clara preferencia de los expertos por las medidas de adaptación al cambio climático que mejoran el planteamiento original del proyecto mediante elementos de estructura y diseño que reducen la demanda de energía del edificio (medidas pasivas), sobre las que están enfocadas a la mejora del rendimiento de las instalaciones que consumen energía (denominadas activas). En concreto, el 80% de los expertos recomiendan medidas pasivas relacionadas con el diseño del proyecto que, teniendo en cuenta la necesidad de adaptarse al cambio climático desde el primer momento, suponen costes por metro cuadrado inferiores a la media del resto de opciones. Adicionalmente, el mejorar el aislamiento de las ventanas y la cubierta del edificio merecen especial atención para conseguir mejorar la eficiencia energética de las viviendas de acuerdo al 87% y 93% respectivamente del panel de expertos consultado.

Por otro lado, las medidas activas de adaptación al cambio climático tienen en general un mayor coste por metro cuadrado que las pasivas; sin embargo, la utilización de equipos de recuperación de calor ha sido una medida activa elegida por todos los expertos consultados, lo que sugiere que su relación coste/eficiencia puede ser favorable. El estudio también subraya que ciertas medidas no relacionadas directamente con el consumo energético, como las relacionadas con un mejor diseño de la red de utilización del agua en las viviendas, serán también imprescindibles en las viviendas del futuro.

El objetivo último del proyecto es contribuir a la consecución de los objetivos del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático de España. La financiación del mismo fue concedida por la Fundación Biodiversidad dependiente del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Adicionalmente, el proyecto ha contado con la colaboración de la Asociación de Promotores Constructores de España, la Confederación Nacional de Construcción y la Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Málaga.

En la actualidad, los resultados del proyecto están siendo presentados en distintos foros profesionales de referencia y se ha informado sobre sus principales conclusiones a todos los grupos políticos con representación parlamentaria.

No hay comentarios

Dejar una respuesta