El Consejo de Estudiantes de la UMU reconoció a los mejores alumnos...

El Consejo de Estudiantes de la UMU reconoció a los mejores alumnos de 2019

El rector de la Universidad de Murcia, José Luján, recibió ayer por la tarde a los ganadores del Premio Estudiante del año 2019 en la que ha sido su primera convocatoria. Los premios, instituidos por el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Murcia, buscan distinguir acciones singulares y destacadas llevadas a cabo por estudiantes de esta Universidad, de forma individual o colectiva, en las que hayan demostrado valores sobresalientes de compromiso social y ético, desempeño o rendimiento, que contribuyan a mejorar y poner en valor la institución.

En la recepción, el rector ha felicitado a los ganadores y ha encomiado su labor estando también presentes Diego García Ayuso, coordinador de Estudiantes de la UMU, así como Borja Moreno Buendía, Irene Martínez Forte y José Miguel Rojo Martínez, presidente, vicepresidente y secretario respectivamente del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Murcia.

Cooperación en Somalia

El vencedor en su Modalidad individual ha resultado Luis Ordóñez, estudiante de posgrado de la Facultad de Óptica de la Universidad de Murcia, colaborador de la Asociación Azul en Acción en la campaña de Cooperación al Desarrollo desarrollada en Somalia, en la que ha acompañado a un equipo integrado por enfermeros, oftalmólogos, optometristas, ópticos y pediatras, que consiguieron realizar alrededor de 2.700 consultas, de las que derivaron alrededor de 250 a cirugía para ser operados de cataratas o glaucoma entre otras cuestiones. 

En la campaña fueron donadas en total 1500 gafas graduadas y 1750 gafas de sol. Las gafas procedían en buena medida de la Universidad de Murcia, habiéndose encargado la Facultad de Óptica y Optometría del montaje y clasificación, y otra parte procedían del propio stock de Azul en acción.

Voluntarios en el arrabal medieval de san Esteban

Los ganadores del premio en su modalidad colectiva han sido Rosa Sánchez López, María Isabel Molina Campuzano, Sergio Rubio Miranda, Cristina Guirao Pallarés y Juan Carlos Manzanares Ruiz, todos ellos voluntarios el pasado año en el conjunto arqueológico de San Esteban, un trabajo en el que pudieron conocer de primera mano cómo es el trabajo de arqueólogo, aprendiendo de materiales y métodos de excavación en el que definen como un arrabal medieval de enorme importancia para la ciudad de Murcia. Los premiados tuvieron ocasión asimismo de trabajar en el laboratorio de arqueología, todo ello de la mano del profesor Alejandro Eiroa.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.