Cuatro proyectos se presentan a la segunda convocatoria de Islas y Sendas...

Cuatro proyectos se presentan a la segunda convocatoria de Islas y Sendas Verdes de la UMA

El pasado miércoles se presentaron los cuatro Proyectos de Islas y Sendas Verdes correspondientes al curso académico 2017/2018 en el Salón de Grados A de la ETSI de Telecomunicación y de la ETSI de Informática de la Universidad de Málaga. La defensa de los proyectos por parte de los autores es el momento culmen del concurso tras un año de trabajo en el diseño de sus propuestas técnicas. Tras la presentación pública sólo falta por conocer el fallo del jurado, previsto para después de finalizar los exámenes. Está previsto que el fallo del jurado de esta segunda edición se produzca en torno a la fecha del comienzo de las obras para ejecutar el proyecto de Isla Verde en Ciencias de la Comunicación, proyecto ganador de la primera edición del concurso.

El jurado está formado por la vicerrectora de Smart-Campus de la UMA, Raquel Barco; la directora de Secretariado de Smart-Campus, Patricia Mora; el director del Servicio de Construcción y Conservación de la UMA, Miguel Medina; la vicesecretaria Académica de la Facultad de Filosofía y Letras, Gracia Torres Díaz; la directora Académica de la Residencia Universitaria, Ángeles Liñán; el profesor de la ETSI de Informática, José Mª Álvarez Palomo; el secretario de la ETSI de Telecomunicación, Enrique Márquez Segura y el coordinador de la Biblioteca General, Gregorio García Reche.

Los cuatro proyectos presentados corresponden a las zonas de la Residencia Universitaria Alberto Jiménez Fraud, la Biblioteca General, la Facultad de Filosofía y Letras y la ETSI de Telecomunicación y la ETSI de Informática. Tras las exposiciones se abre un periodo de valoración por parte del jurado que comunicará, tras los exámenes, el proyecto ganador de Islas y Sendas Verdes 2018. Raquel Barco quiso felicitar a los cuatro grupos por sus trabajos y destacó la “difícil labor del jurado porque los proyectos eran muy interesantes desde muchos puntos de vista”.

El proyecto Islas Verdes, promovido por el Vicerrectorado de Smart-Campus, se puso en marcha el año pasado y está previsto que de forma progresiva por todo el campus de Teatinos. Los grupos multidisciplinares que han venido trabajando han estado compuestos por estudiantes de Ingeniería en Diseño Industrial y Desarrollo de Productos, Ingeniería de la Energía, Ingeniería de Sistemas de Telecomunicación, Informática Ciencias, Filosofía y Letras, Turismo, Educación, Arquitectura y Bellas Artes, todos ellos dirigidos por profesores de varias titulaciones.

Previamente se hizo un trabajo de campo consistente en repartir encuestas dirigidas a estudiantes de los cuatro centros a trabajar en las que estos indicaban sus preferencias y anunciaban sus necesidades, dado que uno de los objetivos de las Islas Verdes es conseguir la identificación de los usuarios con el espacio proyectado. En las propuestas técnicas presentadas, los cuatro grupos, consiguieron dar una visión renovada de los espacios y satisfacer las necesidades detectadas por los encuestados.

El proyecto ganador del año pasado preveía una actuación en el entorno de la Facultad de Ciencias de la Comunicación/Turismo que incluía una senda verde desde la cafetería de la Facultad hasta el aulario Isabel Oyarzábal y una barrera vegetal que servirá de pantalla con la autovía. El vicerrectorado de Smart Campus, después de cumplir los trámites de desarrollo del proyecto y adjudicación de los trabajos, tiene previsto comenzar las obras antes de las vacaciones de verano con el objetivo de que la zona esté operativa a principios del curso que viene.

La isla verde quedará conectada con las edificaciones adyacentes a través de sendas verdes provistas de protección solar. Dispondrá de sensores inteligentes que permitan reconocer el grado de temperatura, humedad, luminosidad y ocupación. Estará dotada de conexiones inalámbricas. En definitiva, la isla debe constituir un espacio público vivo y confortable, integrado en el entorno circundante y que vincule el uso de la tecnología a las necesidades sociales y ambientales. Por ello, incluirá una zona de graderío, anexa a la cafetería de las facultades, para el relax, la lectura o tertulias, y un área de comedor relacionada con la cafetería. Se ampliarán también las zonas de sombra, para potenciar la confortabilidad de los espacios.

No hay comentarios

Dejar una respuesta