¿Con tarjeta o con el móvil?

¿Con tarjeta o con el móvil?

Investigadores responsables del estudio.
Investigadores responsables del estudio.
Investigadores responsables del estudio.

Más de la mitad de los consumidores utilizaría utilizaría un sistema de pago móvil basado en fotografías a códigos QR impresos en los artículos, tal y como ha comprobado un grupo de investigación de la Universidad de Granada.

Se trata de la primera investigación española que analiza el comportamiento del consumidor ante esta forma de pago, así como los factores que le influyen. El estudio aporta información para que las empresas de telefonía mejoren su conocimiento sobre esta forma de pago y consigan aumentar el número de usuarios.

El sistema móvil de respuesta rápida o QR –siglas en inglés de Quick Response- se basa en una especie de código de barras de forma cuadrada que almacena información. Cuando este ‘icono’ se fotografía con el teléfono, los datos se recuperan y se pueden leer con ayuda del software adecuado. Su uso, señalan los investigadores, está muy extendido en el sector del marketing donde algunas marcas lo utilizan para insertar campañas de publicidad sobre sus productos. También es habitual verlos en las marquesinas de las paradas del autobús o en soportes gráficos, como revistas y suplementos, como sistema de acceso para ampliar la información.

Como medio de pago, sin embargo, es una tecnología incipiente que sólo utilizan algunas franquicias de comida rápida. “A pesar del uso generalizado de los dispositivos móviles, el pago por este sistema está poco implantado en España. Queríamos saber por qué. Pero medir el uso de una tecnología poco extendida es complicado así que estudiamos la intención de utilizarla, es decir, los factores que impulsarían al consumidor a usarla”, explica a la Fundación Descubre el investigador principal de este proyecto, Francisco Liébana-Cabanillas, de la Universidad de Granada.

El análisis concluye que hay determinadas variables que influyen más que otras en la predisposición del consumidor hacia la tecnología QR. Entre éstas destacan, en primer lugar, la utilidad, un factor que los autores consideran esencial para aumentar la intención y el uso posterior del sistema propuesto. “Si el usuario percibe que el sistema es válido, que le es útil en su día a día, estará en disposición de utilizarlo más”, afirma el experto.

El segundo factor más influyente son las normas subjetivas, es decir, los comentarios positivos de amigos o familiares que mejoran la percepción del consumidor hacia esta tecnología y, en consecuencia, aumentan su uso.

Por último, el nivel de innovación personal del usuario. Dependiendo de éste, aquellas personas que se consideran más receptivas con las novedades tecnológicas serán más propensas a aceptar el nuevo modelo de pago.

Según el autor, si se tienen en cuenta estos factores, un 65 por ciento de los usuarios de móviles estaría dispuesto a utilizar esta tecnología. “Si el consumidor percibe que el sistema es útil, recibe referencias positivas y se considera una persona innovadora, apostaría por este modelo de pago. Sin embargo, en la práctica, el uso real de la tecnología es muy bajo”, indica.

Los expertos consideran que la definición del modelo de comportamiento del usuario es una herramienta útil para que los operadores de telefonía móvil promuevan el sistema de pago móvil de respuesta rápida y aumente su difusión. “Se han identificado los factores que moverían a una persona a utilizar esta tecnología. Con esta información, las empresas del sector ya pueden ampliar y mejorar la percepción que sobre ella tienen los usuarios”, comenta Liébana-Cabanillas.

Compras seguras

Para completar su estudio, financiado por la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Educación de Brasil, los autores realizaron un sondeo on line a 242 personas usuarias de telefonía móvil, de edades comprendidas entre los 18 y los 74 años, de las que contestaron 168. A partir de un vídeo que mostraba el funcionamiento del sistema de códigos QR, los encuestados valoraban una serie de afirmaciones en una escala del 1 (“muy en desacuerdo) al 7 (“muy de acuerdo”).

Junto a estas conclusiones, que se recogen en el artículo ‘User behaviour in QR mobile payment system: the QR Payment Acceptance Model’, publicado en la revista Technology Analysis & Strategic Management, los expertos destacan las ventajas que el sistema aportaría a comerciantes y consumidores. “La más importante es que se trata de un modo de pago seguro ya que los códigos son de uso único. Éste se genera sólo para una transacción. No se puede cobrar o pagar dos veces con el mismo código”, señala Liébana-Cabanillas.

Otros aspectos positivos son el ahorro en el tiempo de cobro y la desaparición de las colas a la hora de pagar. A ellos se suma la facilidad de adopción del modelo ya que, a nivel tecnológico, sólo se necesita un programa que genere el código y una aplicación móvil que lo descifre o lo lea.

No hay comentarios

Dejar una respuesta