CloudDi: bienvenidos a la nube de la UAL

CloudDi: bienvenidos a la nube de la UAL

José Antonio Martínez y Manuel Torres utilizan CloudDi con una tablet.
José Antonio Martínez y Manuel Torres utilizan CloudDi con una tablet.

El Departamento de Informática de la Universidad de Almería diseña una nube propia para poner al alcance de investigadores y alumnos ordenadores virtuales de gran capacidad y asegurar sus datos.

La materia prima fundamental para docentes y estudiantes universitarios es la información. Y como no siempre lo más cómodo es ir con el ordenador debajo del brazo, aunque se trate de un portátil, resulta más que interesante contar con un ordenador virtual en la red, en el que se encuentren los trabajos, investigaciones, prácticas o incluso las máquinas de laboratorio virtuales con las que se realizan los experimentos.

De ahí que los servicios de cloud computing o servicios en la nube se han convertido en una solución más que interesantes para cubrir este tipo de necesidades. La nube no es nada nuevo y la usa todo el mundo, incluso sin saberlo. Por ejemplo, cuando se publica en redes sociales, se consulta el correo o se suben fotos a un la plataforma a la que está conectado el teléfono se utiliza la nube, porque se está almacenando una información en un espacio virtual, que se puede consultar desde cualquier parte del mundo, simplemente introduciendo un nombre de usuario y una contraseña.

Cloud computing flexible

Y es más, el desarrollo del cloud computing ha sido tan importante que es posible, incluso, contar con un ordenador virtual, con una capacidad flexible en función de las necesidades computacionales y al que se puede acceder desde cualquier puesto que tenga Internet.

En el mercado hay múltiples plataformas que ofertan este servicio, cuyo coste ronda los 100 euros al año. Sin embargo, el Departamento de Informática de la Universidad de Almería ha apostado por crear su propia nube, que está puesta a disposición de sus investigadores y sus estudiantes, y que en un futuro podría dar servicio al conjunto la Universidad de Almería.

José Antonio Martínez y Manuel Torres.

Una nube para ofrecer 2.000 ordenadores virtuales

Esta nube ha sido bautizada como Cloud DI (Cloud del Departamento de Informática) y actualmente tiene capacidad para ofrecer 2.000 ordenadores virtuales con unas características similares a las de cualquier equipo doméstico actual, que ronda los 4Gb de memora RAM. Aunque la característica más destacada de esta nube propia es su flexibilidad, ya que el usuario puede disponer de unos recursos de cálculo, memoria o almacenamiento casi a la altura de la computación de altas prestaciones, un aspecto que permite afrontar tareas de máximo nivel y abarcar problemas informáticos de gran entidad, como los que se manejan en lo trabajos de investigación más avanzados y costosos desde un punto de vista computacional.

Cloud DI se puso en funcionamiento hace tres años. Sus impulsores fueron Manuel Torres Gil y José Antonio Martínez, que lo lanzaron como uno de los proyectos estratégicos del Departamento de Informática de la Universidad de Almería, con una inversión inicial que rondó los 90.000 euros.

Después de estudiar varios servicios de cloud computing que ofrecen plataformas externas a la Universidad de Almería como Google, Microsoft o Amazon, el Departamento de Informática apostó por crear una nube propia. El coste fue un motivo de peso para crear una cloud propia, pero no tanto como la privacidad, que se convirtió en la razón que decantó la decisión de crear una nube propia, en la que los datos estuvieran mucho mejor protegidos.

Datos a salvo en una nube propia

La información que se maneja en la Universidad de Almería es bastante sensible y no puede ser depositada en cualquier servidor, por muy fiable que sea, ya que siempre están expuestos a ataques y regulados por la legislación del país en el que está el centro de datos.

“Hay servicios, datos y conocimiento que no queremos que estén en manos ajenas. Aquí la ecuación no sólo tiene variables económicas. No obstante, si solo nos moviésemos por criterios económicos, con los recursos hardware con los que cuenta actualmente Cloud DI podemos ofrecer un ordenador virtual con las características citadas para nubes públicas a un coste de 45 euros, pero no anuales, sino totales”, explica Manuel Torres Gil.

Con la nube se ahorra en renovación de equipos

Junto a la mayor seguridad y el coste por equipo contenido, Cloud DI tiene otras ventajas para la propia Universidad de Almería, como ahorro de costes en la renovación de equipos informáticos, ya que los ordenadores que tanto profesores como estudiantes utilizan con meros vehículos para conectarse a los ordenadores virtuales almacenados en la nube. Por otro lado, Cloud DI se ha desarrollado íntegramente con software libre, lo que ha supuesto no tener que pagar ni un euro en licencias.

Esta nube del Departamento de Informática de la Escuela Superior de Ingeniería almeriense ofrece, además del servicio de ordenadores virtuales, el de almacenamiento, de manera que se cubren las necesidades informáticas que pueden tener tanto investigadores como estudiantes.

Uso bajo demanda

Y el uso es “bajo demanda y de forma dinámica”, dice Manuel Torres Gil. El propio sistema libera los recursos cuando un usuario los solicita y los devuelve al sistema en el momento en el que deja de utilizarlos. De esta manera, la red de usuarios de esta nube puede disponer de un ordenador a medida de sus necesidades, sin quedarse cortos de recursos y gastando solamente los necesarios. Es una manera de optimizar el sistema y de compartir entre todos la capacidad computacional y de almacenamiento de Cloud DI.

“Por ejemplo, esto nos permite ofrecer laboratorios virtuales que son creados en el momento de su utilización y aprovisionados con todo lo necesario (aplicaciones, paquetes, configuraciones). Además, las características de las máquinas solicitadas a Cloud DI pueden ir desde una máquina sencilla con 1 procesador y 512MB de RAM para crear un pequeño servidor web de páginas estáticas, hasta una máquina más potente con 32 procesadores y 192GB de RAM, o un cluster de máquinas virtuales con almacenamiento compartido para ejecutar experimentos científicos”, explica Torres Gil.

En la actualidad, gran parte de los estudiantes del Grado en Ingeniería Informática y de algunos másteres emplean los recursos de Cloud DI.

La nube, de mucho interés para programas no presenciales

Esta nube ofrece “un gran valor añadido”, sobre todo en los programas semipresenciales, ya que permite que los estudiantes utilicen el mismo ordenador virtual, independientemente de donde se encuentre. Además, permite que el profesor se conecte con el estudiante, a través de una sesión remota en el ordenador virtual del alumno, con el objetivo de resolver cualquier duda que pueda surgir en el desarrollo de un trabajo o de una práctica.

Esta forma de trabajar supone un “cambio de paradigma, en el que los recursos hardware adquiridos están disponibles para todos los usuarios del cloud”. Y si no hay suficientes, no pasa nada, porque Cloud DI es tan flexible que permite incluso contratar recursos a empresas externas, para cubrir trabajos de un alto coste informático, al que el propio sistema no pueda dar respuesta.

Cloud DI no es un sistema cerrado, todo lo contrario, ya que puede ser ampliado a medida que sea necesario, hasta el punto de hacerlo extensivo a toda la Universidad de Almería, un objetivo que está previsto alcanzar en unos años, una vez que se analicen las necesidades informáticas del conjunto de la comunidad universitaria. Así, los estudiantes podrán contar con su ordenador virtual accesible en cualquier lugar del mundo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta