Andalucía pone en marcha un ensayo clínico para evaluar la eficacia del...

Andalucía pone en marcha un ensayo clínico para evaluar la eficacia del tratamiento con plasma hiperinmune contra COVID-19

Andalucía pone en marcha a partir de esta semana el primer ensayo multicéntrico para evaluar la eficacia del tratamiento con plasma hiperinmune obtenido de donantes convalecientes de la infección por COVID-19.

Este ensayo clínico será promovido por la Red Andaluza de Diseño y Traslación de Terapias Avanzadas, integrada en la Fundación Progreso y Salud, y liderado por Jesús Rodríguez Baño, coordinador de la Red Andaluza de Ensayos Clínicos en Enfermedades Infecciosas (Red ANCRAID). En él participarán hospitales de toda la comunidad autónoma, como los hospitales Virgen Macarena, Virgen del Rocío y Valme en Sevilla; Puerta del Mar, Jerez y Puerto Real en Cádiz; Virgen de las Nieves y San Cecilio en Granada; Torrecárdenas en Almería; y Virgen de la Victoria, Regional y Costa del Sol en la provincia de Málaga.

Este ensayo, que ya ha sido aprobado por el comité de ética de la investigación de los hospitales Virgen del Rocío y Virgen Macarena, y cuyo reclutamiento ha comenzado esta semana, tendrá una duración estimada de entre 4 y 5 meses y en él participarán 72 pacientes. El plasma hiperinmune se obtendrá y caracterizará en los centros de la Red Andaluza de Medicina Transfusional, Tejidos y Células de la sanidad pública de Andalucía, dirigida por el hematólogo Salvador Oyonarte.

El plasma de pacientes convalecientes (CP, del inglés “convalescent plasma”) que han superado al COVID-19 y que han desarrollado una respuesta inmune de anticuerpos frente al coronavirus, es una posible opción para el tratamiento de pacientes con esta enfermedad. Esta estrategia fue empleada con anterioridad en el tratamiento de infecciones respiratorias agudas graves causadas por otros coronavirus como el SARS-CoV (2003) y el MERS (2012), por lo que podría ser también eficaz en la actual pandemia de COVID-19.

El objetivo de los investigadores es centrar este estudio en pacientes hospitalizados con COVID-19 que todavía tienen una forma temprana de la enfermedad, en lugar de ser el último recurso en pacientes con enfermedad crítica que requieren ventilación mecánica, en los que puede que el tratamiento fuera menos eficaz. En este contexto de pandemia mundial de COVID-19, para la cual actualmente no existen disponibles vacunas o medicamentos antivirales específicos, el plasma de pacientes convalecientes podría representar una potencial opción terapéutica.

El ensayo clínico tendrá la coordinación médica de Rosario Mata, de la Red Andaluza de Diseño y Traslación de Terapias Avanzadas, y contará con el soporte técnico y metodológico de estos profesionales de la Fundación Progreso y Salud.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.