Acuario de la Universidad de Murcia, un laboratorio para la vida

Acuario de la Universidad de Murcia, un laboratorio para la vida

El Acuario permite un viaje submarino a través de todo el mundo. Foto. Luis Urbina.
El Acuario permite un viaje submarino a través de todo el mundo. Foto. Luis Urbina.

El Acuario de la Universidad de Murcia (UMU) es el único del país nacido en el seno de una universidad y se ha convertido en un centro de referencia de cría de caballito de mar y de tiburones de puntas blancas.

ACUARIO DE LA UNIVERSIDAD DE MURCIA
Objetivo: espacio para la investigación y exhibición de la vida marina.
Líneas de investigación: Reproducción y conservación del caballito de mar. Reproducción en cautividad de tiburones de puntas blancas. Estudios sobre coral.
Director técnico: Emilio Cortés.
Visitas: Antiguo Cuartel de Artillería. C/ Cartagena s/n, Murcia.
868 88 8563 / aquarium@um.es
www.aquarium.um.es

Un acuario que es mucho más que una sucesión de tanques en los que se muestra la vida marina. El Acuario de la Universidad de Murcia es el primero de España nacido en el seno de un campus. Esta vinculación le aporta una carga científica de la que carecen instalaciones similares, y le permite el desarrollo de programas de investigación, conservación e introducción de especies que lo convierten en un espacio único en nuestro país.

El Acuario de la Universidad de Murcia cumple once años este mes de noviembre y lo hace totalmente consolidado como un espacio de referencia para el estudio y la divulgación de la biodiversidad marina.

La orientación decidida hacia la ciencia le llegó en 2014, con el rector actual, José Orihuela, que vinculó esta instalación al Vicerrectorado de Investigación.

Los dos tiburones de punta blanca nacidos en el Acuario de la Universidad de Murcia

Acuario de la Universidad de Murcia, espacio de investigación

Este cambio se tradujo en una potenciación de la faceta investigadora de esta infraestructura universitaria, que completaba sus objetivos de espacio educativo y divulgador. Ya que su actividad científica no está reñida con la de ser un centro para el ocio y el conocimiento del medio marino para el gran público. Y las cifras hablan por sí solas, ya que desde que abriera sus puertas ha recibido a más de 300.000 visitantes, que han querido acercarse a los fondos marinos a través de esta ventana privilegiada que representa esta instalación.

Los visitantes de estas instalaciones pueden sumergirse en un mundo desconocido para la mayoría, acercarse a los tiburones del Océano Índico, a los arrecifes de coral del Pacífico o a la costa mediterránea. También, pueden ver desde crías de peces payaso y de tiburones hasta caballitos de mar de distintas especies, pasando por medusas del Mar Menor. Y son cuatro las líneas de trabajo fundamentales las que se han llevado a cabo durante toda su trayectoria, que no son otras que la educación y la formación, la investigación, la conservación y el asesoramiento.

Caballito de mar en el Acuario de la Universidad de Murcia.

Referente en la reproducción del Caballito de Mar

En sus tanques y sus laboratorios se llevan a cabo trabajos de investigación sobre determinados aspectos de los organismos marinos. Entre ellos, destacan los trabajos de reproducción en cautividad del caballito de mar y del tiburón de puntas blancas, así como el desarrollo de arrecifes coralinos. El conocimiento generado en el Acuario ha servicio para asesorar a diferentes organismos y entidades, como el Instituto Español de Oceanografía de San Pedro del Pinatar, el Centro de Investigaciones Marinas de la Universidad de Alicante, el Oceanografic de Valencia o el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria.

El principal objetivo del equipo de personas que dieron forma al proyecto de crear este Acuario fue el de conseguir un centro que sirviera de nexo entre la sociedad y la UMU y que, al mismo tiempo, participara en actividades científicas, explica el director técnico del Acuario, Emilio Cortés.

En el Acuario de la Universidad de Murcia conviven especies de todo el mundo.

El Acuario de la Universidad de Murcia, su origen en el Laboratorio de Acuariología

Aunque la visión científica no se ha dejado nunca de lado. De hecho, el acuario se creó a partir de una petición de los investigadores del Laboratorio de Acuariología al verse obligados a realizar inmersiones y tomas de muestras para el desarrollo de sus investigaciones que suponían un coste muy elevado y requerían muchos medios. Por ello pensaron contar con una instalación en la que desarrollar sus experimentos y poder observar las especies de una manera continua.

El acuario es también un espacio formativo de primer nivel. Allí acuden grupos de estudiantes de grado y máster para realizar prácticas, y no solo de la Universidad de Murcia, sino también de las de Alicante y Miguel Hernández, que encuentran en estas instalaciones el material para la formación de sus alumnos. “No hay ninguna otra universidad que trabaje en acuariología como hacemos aquí y esto hace que vengan estudiantes e investigadores de todo el país a realizar sus experimentos”.

Lo primero, la labor científica del Acuario

Para los responsables del acuario, lo primero es la labor científica, de ahí que no haya una obsesión por mantener una colección atractiva para el público, sino que esta varía en función del proyecto que haya en ese momento sobre la mesa.

Es más, Emilio Cortés afirma que de no haber ese soporte de la Universidad de Murcia y toda la labor científica no tendría sentido mantener a todos estos organismos en cautividad. En la actualidad, en el Acuario de la Universidad de Murcia hay varias líneas de investigación abiertas con tres protagonistas muy destacados: el caballito de mar, el tiburón de puntas blancas y los corales.

El Acuario de la Universidad de Murcia analiza la vida en el fondo del mar.

Caballito de mar, tiburones y corales

El Acuario de la Universidad de Murcia se ha convertido en un centro de referencia para la cría en cautividad del caballito de mar. Han sido muchos los trabajos para describir con el mayor detalle los procesos de la cría, las condiciones que requiere este animal y los protocolos necesarios para tener éxito en esa reproducción en cautividad.

Evidentemente, los investigadores de este centro están atentos a las necesidades de su entorno y en la actualidad trabajan en un estudio comparativo de la genética del caballito del Mar Menor y las otras especies. Del mismo modo, también estudian las medidas que se pueden tomar para la conservación de esta especie en la laguna salada.

En cuanto a los tiburones de puntas blancas, el Acuario de la Universidad de Murcia es uno de los pocos centros de Europa especializado en su cría en cautividad. El pasado mes de septiembre, una hembra de esta especie de tiburones alumbró dos crías, un macho y una hembra. Es ya el quinto año consecutivo que la pareja de tiburones de esta especie, cuyo nombre científico es Triaenodon obesus, paren crías en el Acuario, por lo que se pueden considerar como grupo reproductor estable, y convierte a este acuario en uno de los centros pioneros a nivel internacional en la reproducción en cautividad de esta especie de tiburones.

El Acuario de la Universidad de Murcia es un atractivo turístico para la ciudad.

Contar con el acuario ha permitido hacer un seguimiento de estos tiburones las 24 horas del día, gracias a las cámaras instaladas en el tanque, que han aportado datos muy interesantes para conocer mucho más a fondo el comportamiento de esta especie, afirma Emilio Cortés.

La tercera línea de trabajo se centra en el estudio de corales, un campo de trabajo en la que los investigadores que forman parte del Acuario llevan más de quince años trabajando. Gracias a estas instalaciones, los científicos del Laboratorio de Acuariología pueden reproducir las condiciones idóneas para esta especie y observar sus modo de vida, su crecimiento, su reproducción, con el objetivo de conocerla mejor y desarrollar estrategias para su conservación en el entorno natural.

Al mismo tiempo, el Acuario de la Universidad de Murcia se ha ganado un papel muy destacado en el desarrollo de técnicas de acuariología, hasta el punto de que grupos de investigación de toda Europa recurren a ellos para resolver dudas relacionadas con este campo. Hoy es mucho más que una exhibición de vida marina, representa una forma diferente de acercar la ciencia de estos ecosistemas a la sociedad, que al mismo tiempo se siente implicada en la tarea final, que no es otra que la conservación de la biodiversidad marina.

No hay comentarios

Dejar una respuesta